Condiciones de Venta

  1. Los carteles que se venden se consideran genuinos. Cualquier manifestación en la carta de garantía referida a la autoría, atribución, fecha, estilo y condición del artículo, constituye una expresión de nuestra opinión. Se comercializa de buena fe, de forma ética y profesional. Confiamos en los bibliófilos profesionales de archivos públicos nacionales, así como en otros especialistas de comités de admisión de ferias internacionales de cartelismo.
  2. No se aceptan reclamaciones posteriores sobre el estado de conservación, desperfectos o roturas del artículo, aunque éstos no consten expresamente en la carta de garantía. La exposición de los artículos permite en cualquier caso un completo examen y estudio de los mismos.
  3. Todos los artículos se encuentran dispuestos para su examen en nuestra tienda Felix Catelismo, de Sevilla.
  4. Está garantizada la autenticidad del cartel que en este documento se cita. Cualquier reclamación al respecto debe ser comunicada a Felix cartelismo dentro de los treinta días posteriores a la fecha de compra.

ESTADOS DE CONSERVACIÓN
Es importante tener presente que el cartel de colección es un papel publicitario que tiene 20 o 100 años de antigüedad. No se puede aplicar las reglas de conservación del coleccionismo de grabados. La mayoría de los grabados estaban realizados en formatos pequeños, en papel de calidad y se enmarcaban inmediatamente o se archivaban en carpetas o cajoneras para grabados. Sin embargo, la mayoría de los carteles se imprimían en formatos grandes, en papel económico de mala calidad, y se fijaban en la calle durante 8 semanas. Las distribuidoras cinematográficas enviaban a los cines los carteles plegados, las empresas taurinas enviaban a las plazas de toros los carteles plegados, y en general quien conservaba un cartel solía plegarlo. Dado esto, en ningún caso se puede encontrar un cartel sin el más mínimo defecto.

Por lo tanto, los valores verdaderos de un cartel son el diseño, los trazos, los colores, lo que representa y el impacto que sea capaz de transmitir.

Se emplea la siguiente evaluación para indicar el estado de conservación:

A Cartel en muy buen estado de conservación. Puede presentar algún desgarro inapreciable en los márgenes, no presenta ninguna falta de papel. Los colores son frescos y no se aprecian manchas.
A+ Perfecto estado de conservación, muy raro encontrar un ejemplar en este estado impecable.
A- Puede presentar alguna leve marca de doblez, desgarro o pequeña falta de papel en los márgenes. Si presenta resturación, está realizada con éxito.
B Cartel en buen estado de conservación. Presenta desgarros, alguns manchas y algunas faltas de papel, jamás afectando al área crucial del diseño. Los colores son frescos y el cartel tiene una apariencia general muy buena.
B+ El cartel puede estar restaurado. Se aprecian levemente los defectos.
B- El cartel está restaurado, se aprecian algunos defectos y leve pérdida de color en las marcas de doblez.
C Cartel en regular estado de conservación. Presenta desgarros, manchas, marcas de doblez y o faltas de papel que puede afectar parcialmente al área crucial del diseño, los colores pueden estar algo desvaídos y el cartel tiene una apariencia general de regular a buena.
C+ Las restauraciones son visibles.
C- Requiere restauración.